Sociedad Chiclera I, fotografía digital, 130 x 100 cm (2012)
Sociedad Chiclera II, fotografía digital, 80 x 60 cm (2012)

Bienal de Salto (Salto, 2013)
De Cajón, Embajada Cultural de México (Montevideo, 2013)
Ibero-american Arts, Embajada de Brasil en Londres, (Londres 2016)

En esta serie de fotos el chicle es una metáfora de la sociedad contemporánea, una forma de expresión de ella a través de la individualidad. Como seres sin juicio o poder de razonamiento, rumiamos mecánicamente nuestras emociones, pensamientos y tormentos  con el deseo de quizás callarlos, esconderlos. La correspondencia entre una emoción y un chicle. El chicle como una escultura emocional definida por la acción de masticar, moldear, esculpir con los dientes.  Un paralelismo entre la morfología de los chicles y las emociones a lo Leonardo Da Vinci. Con la acción de masticar, rumiar, aglutinar, “digerimos” las emociones y las transformamos en cadáveres inertes, con un lenguaje y código propio. Estas muestras de chicles, reflejan la individualidad y sus improntas. Cada emoción esta reflejada en el acto de masticar y dar forma. Una especie de la arqueología de los estados mentales de una persona.